jump to navigation

Infiltrados vs Infernal Affairs marzo 1, 2007

Posted by saulon in Cine.
trackback

 

Cuando llegó a las pantallas la última película del genio Scorsese, fui a verla con entusiasmo, esperando una de sus mejores obras. La crítica y el público americano la elevaban a los altares, decían que era lo mejor del ítaloamericano desde Uno de los nuestros. La vi el día del estreno y hubo decepción. Esperaba algo más que una buena historia de policías, entretenida y con trama enrevesada. Algo fallaba, no hubo emoción ni excesiva intriga. Le faltaba genio y figura.

Unos pocos meses después le han dado el Oscar en cuatro categorías, todas ellas bastante importantes. Montaje, guión adaptado, dirección y finalmente el premio a la mejor cinta del año. Teniendo yo tres películas en mi lista de favoritas por encima de Infiltrados me veía obligado a volver a verla, pero en condiciones, con todas las cartas sobre la mesa. Antes de revisar la película protagonizada por DiCaprio, Damon y Nicholson decidí ver la original, Infernal Affairs (Juego Sucio en castellano) para ser lo más justo posible con ambas partes.

La original china tiene la historia, los personajes principales, la compleja trama con sorpresas. La de Scorsese la fuerza, el espectáculo y la intensidad. La narración es parecida, aunque la producción americana es mucho mejor en esto, el ritmo es impresionante, la ágil cámara de Marty se mueve con soltura mostrando mil detalles por minuto con la ayuda de su habitual editora, la ganadora de dos Oscars Thelma Schoonmaker. El espectáculo visual y sobre todo narrativo es la gran ventaja que tiene el remake sobre la original. Aunque tampoco la película de Wai Keung Lau y Siu Fai Mak se queda corta de ritmo. Para empezar va más al grano, dura 95 minutos en lugar de 150 y se centra en los infiltrados casi exclusivamente. Monahan, en su guión adaptado introduce elementos diferentes que extienden la trama y, a veces, ayuda a explicar cosas pero otras entorpece y lía todo demasiado. Pretende explicarlo todo y justificar cada detalle y la cosa queda un poco enrevesada, quizás demasiado. No obstante, Monahan acierta al introducir el personaje de la psicóloga, que ya existía en la versión china, pero sin ningún protagonismo. Aquí será una especie de intermediario en el duelo de los protagonistas, y todo sin saberlo, dándole una intensidad al drama mucho mayor. Pero la pifia al meter a un personaje insoportable y que no sirve para mucho, salvo al final del todo (que no contaré para los que no hayan ido a verla todavía), el protagonizado por el absurdamente nominado al Oscar Mark Walhberg.

Habiendo visto las dos en días consecutivos llego a la conclusión de que es mejor película la versión americana, muy especialmente gracias a su director, que le consigue dar un aspecto formal y narrativo por encima de la original. Más chispa. Pero no puedo evitar comentar que la original es la china, y no me parece mal que se hagan remakes (aunque no soy especialmente aficionado, sobre todo cuando tocan clásicos que son ya excelentes, aunque no es el caso), pero cuando digo original, es que la versión de Monahan y Scorsese tiene secuencias exactas, diálogos clavados, un desarrollo muy parecido (por poner un ejemplo, en ambas el título de la película no aparece hasta pasados 10 minutos, tras una especie de prólogo) y hasta algún chistecillo copiado. Con lo cual no puedo ver la película de Marty como una obra de la categoría de otras suyas, no tiene tanta personalidad porque incluso la película original tiene un aire muy Scorsese. ¿Se imaginan una versión de Scorsese de una película tan Scorsesiana como Ciudad de Dios? Quizás sea injusto, pero a gente como él uno le pide algo más, no mejor, pero sí al menos diferente.

Por eso Infiltrados, aún gustándome y haciéndome pasar un rato muy intenso con esa compleja trama de policías llena de violencia y diversión, no me parece un peliculón y no se merece a mis ojos el Oscar. Estando una película mucho más seria y de intenciones mucho más profundas como Babel o Cartas desde Iwo Jima e incluso la deliciosa y divertidísima (y me atrevo a decir que no menos seria que las otras) Pequeña Miss Sunshine, se me hace raro que una película de acción más o menos simplona en el fondo aunque más o menos compleja en la forma se lleve el máximo galardón. Pero pensando que directores tan malos como Ron Howard (Una mente maravillosa) tienen el mismo premio por películas muy inferiores, tampoco estamos para rasgarnos las vestiduras. Vean ustedes las dos películas y juzguen, eso sí, con justicia.

Nota:
Infernal Affairs 6.5
Infiltrados 7.5

Comentarios»

1. nosequé - marzo 3, 2007

Totalmente mising, entre tanto talento critico.
No sé si el chino, o el yanqui, es el mejor o el peor.
Pero la puntuación baja a 6,5. Osea, que no la veo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: