jump to navigation

El Secuestro junio 29, 2008

Posted by saulon in Actualidad, Música, Paridas.
trackback

El hombre del traje oscuro y corbata a juego está sentado en una silla vieja de madera amordazado y atado con fuertes cuerdas y difíciles nudos. Suda y tiembla. Sabe que ha cometido un gran error y ahora le toca pagar. Le acaban de quitar la venda de los ojos y mientras su vista se acostumbra a la recién llegada luz contempla lo que parece ser un desordenado y polvoriento sótano. A su lado dos tipos le miran mientras fuman un cigarrillo.

– Tranquilo, hombre, no te inquietes. No pretendemos hacerte daño, tan sólo conseguir lo que nos habéis arrebatado. Luego volverás a tu casa de la sierra, a tu piscina y a tu vida de alto ejecutivo triunfador

– ¿Qué he hecho? – dice el hombre con voz temblona. – ¿Por qué me habéis traído aquí?

– Bien lo sabes… has abusado de la publicidad en el momento menos oportuno.

– ¿Qué? ¿Cuando?

– El viernes por la noche. Tú eres el culpable de que mientras algunos disfrutábamos del concierto que la cadena pública que todos los ciudadanos pagamos y de la cual tú eres responsable emitía se colasen comerciales. Tú eres el culpable de que mientras se me ponían los pelos de punta viendo al viejo Neil Young tocar su guitarra Gibson apareciesen anuncios cortando el audio del concierto para promocionar cualquier chorrada y que más tarde se fuera todo a publicidad a mitad de una canción y minutos después volviera a mitad de la siguiente. Tú eres el responsable de esa chapuza y yo quiero una compensación.

– Pe… pero yo…

– Tú te callas. No te va a pasar nada. Nos hemos puesto en contacto con tus superiores, que por cierto son pocos, veo que estás casi en la cima. Exigimos que nos den la grabación íntegra del concierto. La dejarán en una papelera, como en la peli Speed, esa de Keanu Reeves. Y entonces tú serás libre. No queremos dinero, no queremos hacer daño a nadie. No pretendemos conseguir ningún logro imposible para nuestra sociedad, no queremos la independencia, ni el 0.7 para los países del Tercer Mundo. Tampoco intentamos conseguir que vuelvan las tropas de ningún país ni presionar al gobierno ante la dichosa crisis. Tan sólo queremos ver el concierto de Neil Young sin cortes publicitarios. Queremos una tele pública medianamente digna. Tan poco somos tan malos.

– Yo… lo siento, pero es que hay presiones que no puedo…

– Lo sé, lo sé. Tranquilo. Te entendemos. Pero entiéndenos tú a nosotros. Alguien ha de pagar por esto y tú eres en parte responsable de semejante atropello a la sensibilidad y al buen gusto. No te vamos a hacer nada… a no ser que tus amiguitos se nieguen a colaborar. Entonces mi amigo Carlos y yo tendremos que tomar medidas. Tenemos un montón de DVD’s de películas orientales, de cine intelectual. Todo en versión original subtitulado. Tenemos incluso Muerte en Venecia en HD.

– No, por favor… no.

– Sí, amigo. Queremos ese concierto o si no vas a sufrir. Ahora podrás hablar con tus amiguitos, a ver si consigues convencerles. A ver si te salvan…

Nota: Carlos Boyero escribe sobre el tema precisamente hoy en El País.

Comentarios»

1. .:: KamE ::. - junio 30, 2008

La incultura televisiva al podeeeeeeeeeeer!!!! xD

2. La televisión, esa máquina anticultural. « X-Frenzy (KamE Blog) - junio 30, 2008
3. saulon - junio 30, 2008

Joer, al releerme a mí mismo lo primero que he pensao es: “a este tio se le va la olla”

xDDD

4. .:: KamE ::. - junio 30, 2008

xDDD normal!

5. galko - julio 1, 2008

Más razón que un santo es lo que tienes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: