jump to navigation

Batman: El caballero oscuro agosto 21, 2008

Posted by saulon in Cine.
trackback

Tras las dos primeras y divertidas versiones del hombre murciélago rodadas por Tim Burton a principios de los 90 llegó un señor llamado Joel Schumacher y fue capaz de destrozar todo lo interesante del personaje y de la atmósfera creada por Bob Kane y el despeinado mago de lo siniestro. Schumacher llenó sus películas de lucecitas y colorines, villanos patéticos con efectos visuales de risa que destacaban la irrealidad y el colorín del cómic (en su peor versión). Años más tarde el creador de películas tan interesantes y atormentadas como Memento o Insomnio, Christopher Nolan, construyó una interesantísima versión del superhéroe.

Batman Begins era una película de acción, con efectos especiales, pirotecnia, peleas y todo lo necesario para disfrutar con este tipo de cine pero además llena de psicología y drama. Donde en los tres primeros tercios del largometraje lo que importa y destaca son los personajes, lo que les mueve a actuar, sus obsesiones y sobre todo sus miedos. Batman Begins era una buena película y no sólo un entretenimiento porque sus creadores se la tomaron en serio.

Al estrenarse la segunda parte hace un mes aproximadamente en EEUU las críticas y el éxito de público auparon la película al cielo. De obra maestra no bajaban los epítetos y quizás sean (suele pasar) exagerados, porque no es mucho mejor que la primera parte. Pero es que Batman Begins era ya muy buena. El Caballero Oscuro lo es también, pero con el aliciente de tener dos villanos de mayor categoría. El famoso Joker y Dos Caras. Dos interpretaciones fabulosas (especialmente la del fallecido Heath Ledger, que hace un Joker apenas histriónico, cosa dificilísima) y dos personajes que absorben toda la carga psicológica y reflexiva del film. Pero no nos equivoquemos, esta es una película (y así debe ser) de acción, de superhéroes, fantástica. Hay gente que se queja porque las reflexiones no son tan profundas o serias como dicen y que realmente no es para tanto el retrato psicológico de los personajes. Pero Bergman murió el año pasado y no habría hecho una película mejor. Esto es otro tipo de cine.

A pesar de lo dicho arriba y de no ser cine intelectual ni profundo (gracias a Dios) da gusto ver una película de entretenimiento tomada tan en serio por sus creadores. Bien rodada, bien interpretada y manteniendo un estilo identificable perfectamente con su antecesora, lo cual da al conjunto de la historia una identidad propia muy sólida. No es la octava maravilla del mundo pero merece la pena que exista cine comercial de tan alto nivel.

Nota: 8

Comentarios»

1. alexmo2k - agosto 21, 2008

Estoy contigo. Es buena, muy buena incluso… pero vamos, tampoco es lo mejor del mundo mundial como (casi) opinan en muchos sitios.

2. .:: KamE ::. - agosto 24, 2008

A mí sin embargo me destruyó. Es decir, para mis gustos personales, independientemente de lo que objetivamente pueda decir, es un peliculón tremendo. Pero claro, yo soy mu friki para algunas cosas y la forma en la que está contada parece hecha para un servidor =)

Difícilmente desde mi subjetividad más absoluta le clavaría menos de un 9.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: